¡Agárrate fuerte! Vamos a sobrevolar y mostrarte uno de los lugares más mágicos que existen a lo largo y ancho del litoral andaluz. Un rincón impregnado de historia, que navega entre las aguas del Atlántico y que se asoma a un viejo poblado almadrabero cargado de recuerdos y anhelos.

Un lugar, el Castillo de Sancti Petri, cuyo perfil dibuja uno de los atardeceres más espectaculares y soñados de Andalucía y al que accedemos por mar desde el pequeño y coqueto puerto de Sancti Petri.

Edificado sobre un pequeño islote rocoso que lo conecta con tierra firme, cuenta la historia que bajo sus muros se encuentra el antiguo Templo de Hércules o Melkart, en el que estaba enterrado el mítico fundador de Cádiz.

Construido allá por el siglo XV como destacado elemento de defensa de Cádiz y su puerto, su   torre-atalaya es la punta de lanza de un enclave hipnótico, único, que nos regala vistas de auténtico ensueño del poblado almadrabero, el Caño de Sancti Petri, el Parque Natural Bahía de Cádiz, la extensa línea de costa de La Barrosa o la virginal, casi lunar, Punta del Boquerón.

Testigo de mil y una historias de un territorio de aires salinos y almadraberos, el Castillo de Sancti Petri, ese que, poco a poco, dejamos atrás, es fiel y destacado reflejo de la rica cultura e historia que atesora un rincón del que han hecho su paraíso numerosas civilizaciones.