Uno de los mayores placeres que te propone Andalucía es saborear productos que son elaborados de forma natural por las especies que la habitan y que encierran todos esos sabores, colores y aromas que reflejan y hablan de su variada riqueza paisajísta y natural.

Placeres de los que saben, y mucho, las mieles artesanas andaluzas, con una gran presencia en nuestra rica gastronomía y de forma sobresaliente en la repostería, muy en especial en esa que hunde sus raíces en Al Andalus y que, pese al paso del tiempo, felizmente, aún perdura.

Mieles elaboradas de forma artesanal por generaciones y generaciones de apicultores que, cuales nómadas, viajan con sus colmenas en busca de las espectaculares floraciones que tienen lugar en espacios naturales como el Valle del Genal, en Málaga; El Parque Natural de la Sierra de Grazalema, en Cádiz, o la Sierra de Cazorla entre otros tantos.  

Floraciones que las abejas transforman en auténticas exquisiteces (miel, polen, panal…) y que, además de para la elaboración de guisos, postres, dulces…, son muy apreciadas para la fabricación de productos cosméticos, de higiene y saludables de gran calidad.

Despertar en un buen alojamiento andaluz y desayunar una tostada de pan de campo, con un poco de queso artesanal andaluz y una cucharada de miel es uno de esos placeres que te reconcilian con el mundo.

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *