De las cinco provincias andaluzas que se asoman al mar, Granada es la que cuenta con una franja litoral más pequeña, que se reparte entre municipios como Almuñecar, Salobreña, Motril, Castell de Ferro o La Herradura, donde se reparten hasta medio centenar de playas.

La arena rubia y fina de la zona occidental andaluza contrasta claramente con el aspecto de las playas de Granada, donde lo habitual es encontrarnos chinos negros y pequeñas piedras, aunque también podemos disfrutar de zonas de arena.

Quizás por ello sus aguas sean más cristalinas que en el resto de Andalucía , una circunstancia que propicia que sean muchos los buceadores que eligen esta zona para sumergirse, especialmente en las playas de La Herradura, donde destaca su fondo marino. 

Playa de San Cristobal (Almuñecar)

En el caso de Almuñecar, el principal destino turístico de la costa tropical, son 19 kilómetros de litoral, en los que se localizan hasta 18 playas diferentes, muchas de ellas pequeñas calas, como las de Cabria o Calazia. No obstante, si buscamos playas más amplias podemos optar por la de San Cristóbal, con algo más de un kilómetro de longitud. En esta variada oferta no podían faltar tampoco las playas naturistas, como las de Cantarriján y el Muerto.

Playa Marina del Este (Almuñecar)

Salobreña, por su parte, nos ofrece 6 kilómetros de playas, donde también se combinan las pequeñas calas con las playas de mayores dimensiones, en las que podremos disfrutar de la gastronomía del lugar en sus numerosos chiringuitos y restaurantes situados a pie de playa o incluso en la arena. 

Salobreña cuenta con las playas de la Guardia, de poco más de un kilómetro; La Charca/Salomar, que es la más extensa con sus dos kilómetros de longitud; Punta Del Río, también conocida como La Cagadilla; El Caletón, una pequeñísima cala de apenas 30 metros de largo; y El Cambrón, otra pequeña playa con difícil acceso en este caso.

En Motril, por su parte, podemos destacar cinco playas, llamando poderosamente la atención su diversidad, ya que igual nos plantamos en una con arena que lo hacemos en otra con los denominados guijarros o piedrecillas. En esta localidad también es posible la práctica del nudismo. A diferencia de Salobreña y Almuñecar, las calas brillan casi por su ausencia, siendo de mayor extensión cada una de ellas. 

Destacan las playas de Granada, un habitual de la bandera azul cada año; la de Poniente, sin duda la más frecuentada por su proximidad al núcleo urbano; Calahonda, una de las más conocidas y en las que deberemos tener cuidado al entrar al agua por cuanto cubre apenas demos unos pasos; Carchuna, de arena gruesa y algo de grava en sus tres kilómetros de longitud; y la de Torrenueva, con numerosos bloques de apartamentos a pie de playa y, por tanto, bastante turística. 

Playa de la Rijana (Gualchos-Castell de Ferro)

En Castell de Ferro también podemos encontrar una de las playas más conocidas del litoral granadino, como es la playa de Rijana, una tranquila cala de apenas 250 metros de longitud que destaca por sus aguas cristalinas.

Playa de la Herradura

Cerramos este paseo por Granada con La Herradura, donde encontraremos las playas de La Herradura, Cantarriján y Caliza, esta última, como señalábamos al principio, una pequeña cala de arena oscura y aguas transparentes.

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *