Extremadamente bella y poderosamente rica, así es Doñana, uno de los mayores oasis naturales andaluces y europeos.

Santuario de miles, millones de aves, este Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO se proyecta sobre las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla, siendo el resultado de la mágica confluencia de playas, dunas, marismas, cotos, pinares…

Lugar de tránsito entre dos continentes (África y Europa) y dos regiones (atlántica y mediterránea), a lo largo del año se convierte en refugio, permanente o estacional, de un sinfín de aves (ánsares, anátidas, flamencos, cigüeñas, garzas, golondrinas, águila imperial…), antojándose uno de los mayores sueños para los grandes amantes de la ornitología.

A su extraordinario crisol de aves, Doñana suma la riqueza y singularidad de sus marismas, pinares costeros y matorral mediterráneo, en los que encuentra cobijo una emblemática especie en extinción, el lince ibérico.

Pasear por las marismas, playas y pinares de Doñana, en especial al amanecer y al atardecer, es sumergirse en un apasionante territorio costero que, afortunadamente, aquí, en este luminoso rincón del sur, mantiene viva toda su esencia.

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *