En la cumbre de un impresionante paisaje olivarero y asomado a un pueblo de cal que nos cautiva con su patrimonio, tradiciones y gastronomía, el Castillo de Carcabuey se antoja una de esas visitas obligadas para descubrir y emocionarnos con la historia de Andalucía, la más profunda.

Y es que a la sombra de sus muros, esos que siguen resistiendo los embates del tiempo, este recinto amurallado, inexpugnable bastión y testigo privilegiado del ir y venir de cinco provincias, atesora mil y una huellas de todas esas civilizaciones que hicieron del Cerro del Castillo su atalaya de vida y supervivencia.

Huellas que se remontan al Bronce Pleno, tal y como ‘relata’ la espada de bronce (1.200 a.c.) que fue hallada en este balcón natural y que hoy se encuentra en el Museo Británico de Londres.

Serpentear las calles de Carcabuey al encuentro del castillo cuando amanece o cae el sol es una de esas experiencias que merecen ser vividas, que nos emocionan y conectan con todas esas historias que nos han contando, que hemos leído y que aquí, en el corazón de las Sierras Subbéticas siguen latiendo con fuerza.

COMO LLEGAR